Seguridad máxima como norma

Usuarios en todo el mundo recurren a Viber para mantener conversaciones abiertas y auténticas con sus amigos, familiares y colegas y otros. Algunas conversaciones son amenas y divertidas, mientras que otras son personales, íntimas e incluso confidenciales, pero lo que tienen en común es que son privadas. Nuestro cometido es proteger tu privacidad, de modo que jamás debas pensar dos veces acerca de lo que puedes o no puedes compartir al utilizar Viber.

Seguridad máxima como norma

Cifrado integral como norma

Sabemos que deseas que tus comunicaciones sean privadas sin que tengas que decírnoslo. En Viber, el cifrado integral es la norma, no algo especial ni tampoco una opción para activar en la configuración de tu aplicación. Como norma, solo tú y las personas con las que te comunicas pueden ver tus mensajes u oír tus llamadas, ni siquiera Viber. Los mensajes que envías hacen su camino desde tu dispositivo al destinatario, en forma de un código que solo el dispositivo del destinatario puede traducir a texto sin formato.

Seguridad en la que puedes confiar

Cuanto tus conversaciones están protegidas por un cifrado integral, nadie puede obtener acceso a ellas. Quizá lo más importante es que Viber no tiene acceso a ellas, o sea que nada de lo que compartas podrá utilizarse más adelante para contactarte. Viber no puede compartir lo que no tiene y, como no tiene acceso al contenido de tus conversaciones, no puede compartirlo con terceros, ni con su empresa matriz, Rakuten. Así que puedes estar seguro de que no comenzarás a ver anuncios misteriosos, relacionados con algo de lo que acabas de hablar con un amigo en Viber.

Más que un simple cifrado

No solo que tus comunicaciones están —como norma— protegidas por un cifrado integral, sino que también nada de lo que compartes se guarda en los servidores de Viber una vez enviado al destinatario. Los servidores de Viber se utilizan para transmitir tus mensajes y solo conservan lo que envías hasta que el destinatario esté disponible para recibirlo. Si, por ejemplo, el teléfono del destinatario está apagado o no tiene conexión a Internet, tu mensaje esperará pacientemente en los servidores de Viber —siempre protegido y cifrado— hasta que el dispositivo esté listo para recibirlo.

Medidas de seguridad que abarcan 360 grados

La información que compartes siempre está protegida por nuestros sistemas de seguridad, de modo que jamás debas pensar dos veces acerca de lo que puedes o no puedes compartir al utilizar Viber.

Cifrado en tránsito

Los mensajes se cifran a medida que transitan por Internet, desde tu dispositivo hasta el de tu destinatario.

Cifrado integral

Las claves de cifrado existen nada más que en los dispositivos del usuario y en ningún otro lado. De modo que nadie, ni siquiera Viber, puede leer tus mensajes.

Contactos de confianza

Verifica la identidad de la persona con la que conversas, mediante el intercambio de claves secretas. Viber te notifica sobre cualquier cambio en los datos del contacto.

Para personas especialmente celosas de su privacidad

Como complemento del cifrado integral, las características de privacidad permiten a los usuarios extremadamente cautelosos compartir información sumamente confidencial.

Chats ocultos

Oculta conversaciones de tu lista de chats y consigue acceso a ellas siempre que lo necesites, mediante un código PIN.

Chats secretos

Mantén conversaciones enteras en secreto, con temporizadores de autodestrucción en todos los mensajes, alertas de capturas de pantalla y mucho más.

Todo bajo control

Controla cuándo otros pueden ver tu estado en línea y el estado de entrega de los mensajes que te envían.

En nuestro sitio de asistencia técnica, entérate más acerca del cifrado integral predeterminado de Viber para llamadas y mensajes.

El protocolo de seguridad de Viber fue desarrollado mediante el mismo protocolo de “doble efecto” que el de la aplicación Signal de Open Whisper Systems, pero no comparte su código fuente. Puedes ver aquí  toda nuestra reseña de seguridad.